Claves Seguras

Si bien nada es completamente seguro en términos ontológicos tener buenas claves es una manera de minimizar los acceso indebidos a nuestras cuentas. Siempre es recomendable el utilizar segundos o terceros factores de autenticación (sms, apps, rsa, etc), pero en este post vamos a compartir un par de reglas que ayudan a tener claves más seguras, siempre en términos relativos. Esperemos que se lea este post y cada vez tengamos menos noticias de “Le hackearon el twitter a..”

CÓMO GENERAR UNA CLAVE SEGURA

Un problema clásico es generar claves seguras y este problema se ha agravado por las limitaciones que ponen algunos servicios, haciendo más complicado generar y recordar una clave. Expondremos algunas ayudas que nos permiten generar las claves evitando a la vez que recordarlas se convierta en una tarea sobrehumana y el resultado de la complejidad termine obligándonos a anotar la clave en un papel. El manejo de contraseñas implica una dificultad creciente a medida que se multiplican los servicios que requieren autenticación (correo electrónico –personal e institucional-, Redes Sociales, Cuentas de acceso a servicios en la nube, servicios financieros y bancarios, trámites On-line con registro, etc.). ¿Qué se puede hacer al respecto? Existen sugerencias sobre procedimientos intelectuales que pueden seguirse para generar contraseñas recordables y a la vez complejas, para evitar que sean fácilmente descubiertas. Además, hoy en día contamos con mecanismos para almacenar contraseñas de forma segura, como software y hardware especialmente diseñado a tal efecto, con fuertes medidas de seguridad para hacerlo (no confundir esto con las opciones de “recordar contraseña” o “mantener conectado” de algunas aplicaciones o servicios).

Recomendaciones

1. Busquemos una palabra o frase que sea fácil de recordar y que no se pueda relacionar directamente con nosotros. Esta segunda parte es muy importante, porque una de las herramientas de los hackers es usar la lógica e intentar adivinar lo que estamos usando como clave. Asegúrese de usar mayúsculas y minúsculas (Ejemplo: Taragui es para Ti)

2. Reemplacemos los espacios por algún signo de puntuación que le resulte fácil de recordar, no debemos compartir con nadie esta regla. En muchos sitios o servicios algunos caracteres están prohibidos, así que, seleccionemos aquellos que el sistema nos permita. (Ejemplo: Taragui*es*para*Ti)

3. Reemplacemos letras por números en algún patrón que resulte fácil recordar. (Ejemplo: Taragu1*3s*para*T1) 4. Por último cambiemos algún caracter por un símbolo, nuevamente que nos resulte fácil de recordar. (Ejemplo: T@rgu1*3s*p@ra*T1). En nuestro ejemplo reemplazamos la primera a de cada palabra por “@”. Cumpliendo estos pasos generaremos una clave segura. No tienen que ser los 4 pasos a la vez, pero mientras se más larga la clave y más pasos aplique más compleja y segura será. Usted puede inventar sus propias reglas de reemplazo.

4.  No utilice la misma clave para varios servicios. Uno de ellos puede ser vulnerado en su seguridad, y el atacante tendrá acceso a los demás servicios que utilicen las misma credenciales.

Cambie la clave periódicamente, recuerde que cualquier recurso que esté expuesto en internet es susceptible de ser vulnerado por fuerza bruta, es decir automatizar los intentos y probar claves diferentes hasta encontrar la que usó. En las redes privadas también es posible pero el riesgo es menor, porque en la mayoría de los casos existen medidas de seguridad que evitan la realización de estos ataques. Sin embargo, ya hemos visto casos masivos de robo de credenciales (usuarios y contraseñas) de usuarios en redes sociales y en redes privadas corporativas y/o institucionales.

Qué cosas NO hacer con las claves

1. No usar secuencias “1234” o “QWERTY”, son fáciles de reconocer y adivinar.

2. Evite ser observado al momento de ingresar la clave. Las claves son SECRETAS.

3. No usar fechas, ni del año corriente, ni de cumpleaños, propios o de seres queridos.

4. No utilice su apodo o nombres ni suyos ni de personas con las que se los pueda relacionar, como por ejemplo su secretaria.

5. No use programas que manejan las claves por usted. Aunque esto sean construidos de buena fe cualquier persona que tenga acceso a su máquina tendrá acceso a sus cuentas de servicios de correo electrónico o cualquier otro servicio informático que utilice habitualmente, y además, corre el riesgo de olvidar las claves por no introducirlas usted mismo periódicamente.

Hasta la próxima

Los Planes que no planifican

En estos días se publicó en el Boletin Oficial el “Plan Federal de Prevención de Delitos Tecnológicos y Ciberdelito (2019-2023)”, documento emitido por el Ministerio de Seguridad, en la resolución 977/2019  firmada por la Ministra Patricia Bullrich. (https://www.boletinoficial.gob.ar/detalleAviso/primera/220585/20191104)

Prima facie, me parece extemporáneo, que una gestión que no fue validada en la urnas, emita un documento con estas pretensiones. 

No obstante ello me encomendé a la tarea de leer detenidamente las once (11) fojas que componen el documento. 

Este es un decálogo de obviedades para las personas que estamos al tanto de la problemática, y  si bien, es valorable que se deje blanco sobre negro los temas a abordar en términos de prevención del ciberdelito, el documento deja sabor a poco y no hace un detalle de cada uno de los puntos tratados, solo da una somera idea de cada uno. Hasta se podría decir que el documento intenta aprobar con un 4 algún trabajo práctico de la materia.

Avanzando con algunos problemas conceptuales del contenido del documento, el Ministerio de Seguridad se arroga algunas facultades, que si bien no están positivamente expresados en el corpus normativo, claramente deben estar coordinados por órganos colegiados como puede ser el Congreso Nacional, como la confección de normas y la “Conducción y propuesta de tareas a proyectar.. .. ..  tanto en el ámbito público como privado”

Si bien el que suscribe es uno de los que reclama mayor normativa y obligaciones por parte de todos los actores del medio ambiente que se da en Internet, dejar en manos de las fuerza de seguridad este tipo de definiciones, es objetable como mínimo. En una Nación que pone a la república como forma de gobierno, se debe dejar la legislación en el órgano correcto.

Luego el documento establece un conjunto de metas, que si bien se puede coincidir o no con ellas, las mismas carecen de justificación positiva en el documento, y mucho menos, está expresado el mecanismo de concreción de las mismas.

Veamos cómo define la RAE lo que es un plan:

“1- Adm. Instrumento jurídico que, tenga o no carácter normativo, establece objetivos públicos y programas de actuaciones públicas y privadas temporalmente.”

El documento emitido por el Ministerio de Seguridad carece de un programa, es decir, la definición de un conjunto de tareas, con un objetivo concreto y limitado en tiempo y espacio. En otras palabras no es un plan, porque no establece una programación de actividades ni sus características, así como tampoco sus responsables o forma de medir su concreción. 

Lo peligroso de estos documentos “Como si”, es que si posteriormente alguien intenta salvar las dolencias de esta edición, no solo tendrá que hacer el esfuerzo de definir lo que realmente es una plan, sino que también deberá trabajar para refutar el documento anterior y justificar ante la gestión y la opinión pública toda, la necesidad de hacer un trabajo que en teoria “ya esta hecho”.

Hay algo ausente en el documento que estamos analizando, y que como se dice vulgarmente “Le esquiva el bulto”, a la necesidad de establecer obligaciones a los proveedores de servicios y deja en términos de un “pacto de caballeros”, la obligatoriedad de las actividades de prevención público/privadas en el conglomerado de personas que son parte del ecosistema de Internet. Es necesario establecer una línea base, es decir requerimientos mínimos, que los proveedores de servicio deben cumplir en pos de un ordenamiento operativo, posibilidad de prevención y posterior correcta persecución penal. 

Está probado por experiencias internacionales que la autorregulación sólo protege a alguien.. a las empresas. El ciudadano necesita de un estado presente como mecanismo de defensa de sus derechos. 

Ya a juicio personal un plan federal de prevención del ciberdelito no sólo debe cumplir lo que venimos desarrollando, sino que debe surgir del consenso de la sociedad, entendiendo tanto las necesidades de la personas, como la realidad de las empresas. Cuando uno habla de los proveedores de servicios siempre está en su mente las grandes corporaciones, pero en nuestro país, ese espacio es muy heterogéneo. En espacio este hay pequeñas pymes y cooperativas que deberían estar representadas. Si no se quiere sufrir un revés, tal como pasó  con el fallo Halabi, se debe lograr un consenso de la sociedad. Espero que en poco tiempo tengamos novedades, por el bien de todes.

Actividades del primer semestre en ciberdelito

Dictamos “Teoría y práctica de la investigación del ciberdelito y otras conductas disvaliosas por la Red” en la Facultad de Derecho de la UBA por segundo semestre.

Materia- UBA

Asistimos gratamente invitados a dictar un seminario, también en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, sobre cuestiones actuales del ciberdelito, esperando que haya resultado productivo y agradable.

Seminario-De_Luca¡Gracias cátedra De Luca por la invitación!

Y trabajamos sobre dos artículos, uno compartido de futura aparición en el segundo número de “Sistema penal e informática”, y en otro de autoría de Nora, recientemente publicado en España como parte del libro:

IMG_73CA09896939-1

Seguimos preparando material y nuevas actividades para el próximo semestre. Capacitaciones acotadas y específicas, una propuesta de Teoría y práctica de la investigación del ciberdelito AVANZADA aplicada a casos prácticos, varios artículos más para tener un segundo semestre aún mejor. Inauguraremos también los post sobre temas de actualidad en el blog, que este año han quedado un poco retrasados por el trabajo en otras áreas, para terminar un 2019 bien activo y constructivo.
Saludos!

La legislatura porteña debate una reforma que habilita la vigilancia y vulnera la intimidad personal (Remote Forensics)

Les comparto una nota del CELS, analizando el nuevo proyecto de ley que se esta tratando en la legislatura porteña.

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires está debatiendo la reforma del Código Procesal Penal de la Ciudad, es decir de la regulación del procedimiento que norma las investigaciones penales.

El proyecto impulsado por el Poder Ejecutivo, expediente 1790-J-2018, introduce “medidas especiales de investigación”. (encubiertas)  les comparto el link

https://www.cels.org.ar/web/2018/09/la-legislatura-portena-debate-una-reforma-que-habilita-la-vigilancia-y-vulnera-la-intimidad-personal/

por otra parte no podemos dejar de remarcar que este proyecto va en contramano de lo que esta pasando en otros países. Muestra de ello les comparto también del sitio del CELS  nota sobre un importante y reciente fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en contra de la vigilancia digital masiva.

https://www.cels.org.ar/web/2018/09/el-tribunal-europeo-de-derechos-humanos-fallo-en-contra-de-la-vigilancia-digital-masiva/

ademas en el mismo sentido que el del TEDH, el siguiente fallo de la justicia española .

http://curia.europa.eu/juris/document/document.jsf?text=&docid=206332&pageIndex=0&doclang=ES&mode=req&dir=&occ=first&part=1&cid=243435

Mientra Europa amplía la protección de la privacidad y los datos personales y las sentencias europeas condenan los métodos masivos de vigilancia electrónica, aquí la legislatura porteña se quiere imponer vigilancia masiva y encubierta.

Hasta el próximo post

Buscadores, grandes soluciones y grandes problemas

Como linea base para este Post necesitamos poner en común que es un buscador, elemento central en el ecosistema actual de Internet, pero que no muchos conocen que es, ni conocen su funcionamiento.

Las potencia de los buscadores han cambiado radicalmente las costumbres de los usuarios de Internet. En general se utiliza poco las URL, la mayoría de los usuarios, hoy en día, se limitan a poner términos en un buscador, normalmente ubicado como página de inicio de sus navegadores.

Esta costumbre, ha dado lugar a un nuevo ardid, que es pagar campañas publicitarias a los buscadores para hacerse pasar por un sitio legitimo, apareciendo como un anuncio primero en la lista de resultados del buscador, entonces el usuario ignoto, si no verifica que es un anuncio, ingresa al sitio apócrifo, en donde el autor se hacen de las credenciales de la víctima, en el más leve de los casos.

Esto sería una tipo de phising, pero que se materializa a través de una campaña de publicidad pagada a un buscador dado. Antes de continuar les adelanto la postura de los buscadores sobre este tema “nosotros no podemos controlar las publicaciones, mucho de nuestro negocio se base en el automatismo y no sería rentable poner a una persona a controlar los avisos”.

Querido lector, permítame dudar de esto, existen los métodos automáticos de moderación, de todas maneras vamos dejar el tema de la moderación para otro post y avancemos sobre los buscadores.

Entonces ya no hay que tomar a los buscadores como un aplicación más de Internet, dado que ellos tienen un rol central para el usuario promedio y no deben tratarse a la ligera las responsabilidades que les caben a estos, siendo componentes tan importante en la Wide World Web.

Ahora bien ¿Que es un buscador?, un buscador no es otra cosa que varios sistemas, que a través de bots (programas automáticos) almacenan en grandes bases de datos parte del contendido de internet, para indexarlo, y dejarlo accesible para los usuarios. Hablamos de parte del contenido, y más allá de las restricciones físicas de almacenamiento que pueda tener un buscador dado, existe gran cantidad de contenido de internet que no accesible a los bots, por lo cual no es visible para los buscadores. Tan central es esta definición que dio lugar a la creación en 2009 de los términos internet profunda (deep web) y superficial.

Continuando y para tener la imagen completa, debemos preguntarnos ¿Cual es la motivo por el cual una empresa, se va a tomar el hercúleo trabajo de recabar información de “toda” internet, ordenarla y dejarla disponible a los usuarios?, la respuesta es muy simple, el motivo es el sencillo y poderoso lucro, la posibilidad de vender publicidad. El ordenamiento y posicionamiento de un link en un buscador se monetiza. Que nuestro link aparezca en una búsqueda antes que el de nuestro competidor comercial se traduce en más ventas, entonces los buscadores lucran con esta realidad vendiendo el servicio de posicionamiento, entre otros.

Si bien en el párrafo anterior está incluido el material multimedia, no esta de mas aclarar que los buscadores toman las imagines, vídeos y en algunos casos archivos de audio, publicados en Internet, los procesan hacen copias reducidas (thumbnails) y las almacenan y así como el resto del contenido lo dejan disponible para el usuario, bajo un criterio dado.

De estas sencillas lineas podemos extractar algunas realidades que pueden generar algún tipo de debate y jurisprudencia contradictoria. De aquí en adelante mas allá de las sitas no voy a hacer juicio de valor sobre las mismas y voy a dejar a juicio del lector las implicancias de cada una de las frases que detallo a continuación:

Como hemos dicho, los buscadores tiene como soporte una base de datos, es decir son alcanzados por las reglamentación asociadas a la preservación de información y datos personales (Derecho al olvido, Datos Personales, etc.)

Existe procesamiento de datos, la información recolectada es catalogadas, ordenada y es accedida con algoritmos específicos, en el caso de Google “PageRank, entonces los buscadores son responsables en toda instancia, sobre la accesibilidad de información y sus implicancias.

Parece una verdad de perogrullo, pero parece necesario dejar claro que los buscadores almacenan contenido en los cache de la plataforma. ¿Sino como piensan que pueden ordenar y dejar disponible contenido para los usuarios?

Hoy en día existen muchas técnicas que permiten el reconocimiento de imágenes, que ya están siendo utilizados para detectar imágenes de algún tipo, por ejemplo pornografía infantil. Con lo cual, los buscadores (empresas tecnológicas de vanguardia en general), tienen a su alcance la herramienta para procesas e identificar imágenes con su derivada responsabilidad.

Siempre desde el punto de vista de posibilidad técnica, es falaz pensar que para los buscadores es transparente (incapacidad de reconocimiento) el contenido que publican, toda vez que procesan orden y modifican el contenido que captan en internet, con el fin de obtener un lucro, con el fin de vender publicidad. Esta publicidad se hace muestra en base al contexto, preferencias y costumbre del usuario que busca información.

Estas mismas responsabilidades les caben a la redes sociales, la cuales generalmente están provistas de buscadores, ya no sobre todo el contenido publicado en internet, sino sobre los contenidos publicados por sus usuarios, en sus perfiles, grupos y páginas tanto abiertos como cerrados.

Hay iniciativas para la prevención del delito que ya utilizan tecnologías aplicables que muestran la opacidad de los buscadores a la manejar la información. Por ejemplo PhotoDNA, que es utilizada para detectar y prevenir la distribución de pornografía infantil. La tecnología PhotoDNA fue desarrollada por Microsoft, que en 2009 la donó al propio NCMEC (National Center for Missing and Exploited Children) para que cualquier compañía tecnológica pueda usarla de forma totalmente gratuita.

Pero ¿cómo funciona PhotoDNA? . Una imagen en Internet puede transformarse de manera sencilla: o se cambia la extensión, o el tamaño o incluso se modifican ligeramente los colores. PhotoDNA es capaz de reconocer todos estos pequeños cambios en una misma imagen, manteniendo el mismo identificador. El proceso que sigue esta tecnología es el siguiente:

1) La imagen analizada se convierte a escala de grises, modificando también el tamaño hasta que encaje con el tamaño por defecto establecido para el proceso.
2) Dividen la imagen (ya con tamaño modificado y en escala de grises) en cuadrados más pequeños.
3) Para cada cuadrado calculan distintos parámetros, como la variación del tono de negro de cada pixel.
4) Con dichos valores se crea un histograma.
5) Estos valores numéricos, finalmente, se convierten en la firma única o que hash se asigna a cada imagen.

Ya en 2006 el Google anunciaba su alianza en la Coalición de la Tecnología impulsada por el NCMEC. La tecnología de detección, eso sí, no comenzó a usarse hasta 2008, algo que no es un secreto y el propio Google reconoce no solo en el contenido indexado sino también los correos de los usuarios de su servicio Gmail. Cosa similar hace Microsoft con sus productos Hotmail y Outlook.com

Pero ¿puede Google legalmente realizar este análisis? En los términos de uso, esos que nadie se lee pero todo el mundo acepta, contemplan la posibilidad de “analizar tu contenido”. De hecho, ya lo hacen para ofrecerte publicidad personalizada cada vez que accedes a tu bandeja de entrada. También incluyen una cláusula específica en la que se menciona la “Seguridad de los niños”.

“Google tiene una política de tolerancia cero contra las imágenes de abuso sexual a niños. Si descubrimos dicho contenido, avisaremos a las autoridades y podríamos tomar acciones disciplinarias, como el cierre de la cuenta de aquellos involucrados.”

Como comencé este Post lo voy a terminar los buscadores, son una gran solución, que ha potenciado mucho Internet y han democratizado el acceso a la información publicada, pero han puesta a la luz grandes problemas , que siempre estuvieron ahí, en forma latente, pero se cristalizaron al hacerse disponible para el publico general, el catalizador de los buscadores.

Es UTC, Maestro

Es difícil comenzar a escribir este post, sin dirigirme a ustedes como mis amigos, porque el tema da mas para una charla de café lamentándose del estado de situación que tienen los operadores de la justicia con respecto a la tecnología que para hacer un análisis profundo de los hechos acaecidos y las argumentaciones expuestas por la defensa en el juicio oral y publico contra Gabriel David Marino, la persona que fue sentenciado por el Tribunal Oral en lo criminal N°4 por el asesinato de Diana Sacayán.

Antes de avanzar no voy dejar de decir que este fallo es histórico, dado que es el primero que reconoce un componente de odio a la condición de genero, como agravante, siendo la víctima una persona que hace uso de su libertad de genero.

La abogada de la familia de Sacayán, Luciana Sánchez, expresó que el caso fue “fundacional” en una nueva etapa de la justicia para resaltar la violencia contra las personas trans y comprender los “crímenes de odio”.

Tampoco podemos dejar de poner en claro que este post no pretende hablar del fallo en si mismo o realizar un análisis de la persecución penal, el cual será materia de los tribunales de alzada, si eventualmente la defensa de Marino, plantea algún tipo de recurso.

Podríamos hablar sobre los elementos periciales informáticos que se esgrimieron durante el caso y de como fue la génesis de los mismos, pero nos vamos a abstener de realizar este análisis, toda vez que los mismos puede ser materia de planteo de nulidades y es trabajo de la defensa realizar los mismos.

Ahora bien, veamos algo que puede resultar gracioso o triste, según se vea. Un de los elementos que figuran en la causa, es una pericia sobre la máquina de Diana, (esto lo pueden ver en los alegatos del juicio, los cuales están publicados en Youtube) la cual estaba prendida al momento de su deceso, y según parece reproduciendo música.

Los peritos que realizan el análisis de la máquina, para hacer un vuelco del historial de navegación utilizaron un software freeware (BrowsingHistoryView) de Nirsoft “http://www.nirsoft.net”, que hace una interpretación de los registros de navegación que quedan en la máquina. Esta herramienta permite hacer un vuelco a formato html, es decir el formato de archivo que entienden los navegadores de cualquier máquina.

En los alegatos de la defensa podemos ver un análisis realizado sobre el vuelco del BrowsingHistoryView.

Lucas Tassara, el abogado de Marino, esgrime una batería muy fundamentada de dudas u objeciones que buscan destruir la estructura causal del caso planteando por la querella y plantea una diferencias entres las fechas de los registros de navegación, tratando de demostrar que existió un tercero en la escena del hecho.

He aquí la pregunta: ¿Nadie se dió cuenta que las diferencias horarias eran exactamente de 3 horas? ¿A ninguno se le cruzo por la cabeza que podría existir una diferencia en el uso horario?

Luego que esta duda cruzara el aire de la oficina, mientras miraba los vídeos de alegatos, así como una ráfaga de brisa de verano, surcó el aire del recinto mi voz, la cual  no pude contener.. “Es UTC Maestro”.

Esto me lleva al convencimiento y a entender la responsabilidad que tenemos los informáticos de cuidar y capacitar a los operadores en función de no cometer estos errores fruto del desconocimiento.

La mayoría de la gente no tiene la conceptualización de que existen distintos usos horarios y ni sabe como utilizar los mismos. Es muy común conceptualizar la realidad en el ambiente físico donde se desarrollan los hechos. En el mundo ciber, si bien se tiene un ámbito propio de incumbencia y desarrollo, los hechos pueden verse de tal manera que podría interpretarse que los mismos suceden en varios lugares al mismo tiempo.

Esperemos que para una mejor administración de Justicia no tengamos mas “Es UTC Maestro” en el aire.

No tuve vista de la causa, así que no puedo decir si esto fue un recurso de la defensa o simple desconocimiento, pero lo que les cuento es una realidad palmaria. Los sistemas informáticos son parte de nuestra realidad y es necesario que los operadores de justicia tengan cada vez mejor dominio y conocimiento de sus componentes y fundamentos.  La informática ya dejo de ser un ámbito pericial mas, es parte y soporte de toda “la Realidad”.

Hasta el próximo post.

Infraestructura crítica en el Estado y la responsabilidad de su gestión y administración.

Retomando el post de Diógenes en el marco de lo acontecido con el sistema informático que da soporte al funcionamiento del Poder Judicial de la Nación (ver aquí), va mi  aporte desde la visión desde la seguridad y la protección de los sistemas recalcando, tal vez  con la carga de la experiencia(*), que  hacer ciber-seguridad en el Estado Argentino no es tarea sencilla, dada la manera en que se interpreta, valora y en consecuencia se gestionan los sistemas informáticos y la responsabilidad de administrarlos, mantenerlos y asegurarlos.

La Organización de Estados Americanos (OEA) define en su Declaración de Protección de Infraestructuras Críticas Ante las Amenazas Emergentes aprobada durante la quinta sesión plenaria, celebrada en Washington DC, Estados Unidos, el 20 de marzo de 2015, que la infraestructura crítica 

“…consiste, entre otras, en aquellas instalaciones, sistemas y redes, así como servicios y equipos físicos y de tecnologías de la información, cuya inhabilitación o destrucción tendría un impacto negativo sobre la población, la salud pública, la seguridad, la actividad económica, el medio ambiente, servicios de gobierno, o el eficaz funcionamiento de un Estado miembro…”.

Es importante mencionar que esta declaración es en el marco del CICTE (Comité Interamericano Contra el Terrorismo) y que, por lo tanto, está pensado en el contexto de un ataque externo o interno y no en un hecho ocurrido en un marco de ineficiencia, impericia o imprudencia por parte de quienes tienen el deber de llevar adelante la protección y el mantenimiento de los sistemas que dan soporte nada menos que a la labor de uno de los tres poderes del Estado.

Este mantenimiento implica el poder prevenir o detectar una infección con virus accidental,  una fuente de energía rota,  un caño de agua averiado, un incendio eléctrico accidental, o el simple hecho  de que alguien “apagó la luz”.

Han sido estos supuestos -y no ataques terroristas-los que han venido afectando la provisión de los servicios de gobierno a nivel Estado Nacional. En algunos casos hemos llegado al extremo de pérdida irrecuperable de información simplemente por cortes “misteriosos” de energía, que se atribuyeron, por ejemplo, a la ignorancia o mal uso de las instalaciones por parte del personal de mantenimiento y maestranza de las instalaciones gubernamentales en que se alojan los servidores afectados.

Es importante ver que una definición, como aquella de OEA, se hace específica e instrumental en la práctica, dado que en Argentina tenemos un Programa Nacional de Infraestructuras Críticas de Información y Ciberseguridad, que define su misión como “…proteger a los activos críticos de información de la Nación Argentina de los posibles ataques que pudiera ser objetivo, las acciones que desempeña y que son de prevención, detección, respuesta y recupero.” 

Si se habla de diseño e implementación de sistemas críticos, se asume capacidad de recuperación ante desastres y se incluye por supuesto la continuidad de las operaciones. Todas cuestiones inherentes a la protección de la infraestructura crítica. Sin embargo podemos ver que  en la actualidad, la propia página del mencionado Programa de Infraestructura Crítica ( cual?) se encuentra desactualizada incluyendo a la nómina de personal que lo compone, y en algún momento -no hace mucho-, el funcionamiento de uno de sus sistemas de contacto,  aún publicado, estaba deshabilitado en los hechos.

Un programa nacional de Ciber Seguridad y de Infraestructura Crítica que en varias oportunidades, conjuntamente con Interpol, ha auspiciado y organizado la capacitación con la OEA en esta materia para funcionarios públicos y organismos de gobierno, que ha emitido recomendaciones, que ha pagado los sueldos, y más aún: que se ha “relanzado” hace muy poco, carece del mantenimiento del contenido de su página web.

Todo lo expuesto no habla de un escenario que incluye las amenazas emergentes, sino mas bien de lo que podríamos llamar debilidades o “amenazas subyacentes”.

En este contexto, tenemos Lex-100 y a esta altura todos sabemos que hablamos del sistema que da soporte al funcionamiento del Poder Judicial de la Nación.

¿Que puede ser más “crítico” para un Estado que toda la estructura que da soporte a la misión de impartir justicia; que el hecho de que el Poder Judicial de la Nación deje de funcionar?

¿Qué es lo que falla cuando es crítico el estado de la infraestructura que da soporte un poder del Estado?.

Porque esto es algo que también hay que empezar a pensar:

Los sistemas de computadoras conectados no son sólo “facilitadores” de la actividad de gobierno -en este caso de la caída del sistema LEX 100-. Las computadoras remplazaron maquinas de escribir, reemplazaron correspondencia en papel, reemplazaron búsquedas en grandes cantidades de papel impreso (como el caso de las guías telefónicas, o de los mapas y planos de las ciudades y sus medios de transporte), reemplazaron las agendas en papel, remplazaron las libretas de direcciones y teléfonos, reemplazaron la firma ológrafa. Reemplazaron formas de hacer las cosas. 

Hoy no son un facilitador, son un soporte. Sobre sistemas informáticos se apoyan procesos enteros de trabajo. Si falla el sistema informático lo que falla es el proceso, y por lo tanto la función que este debe cumplir. Si falla lex – 100, falla el Poder Judicial de la Nación. Esto, y NO otra cosa es lo que significa “informatizar”, tantas veces usado como sinónimo de “mejorar”. Puede ser para bien, o puede ser para mal. No es la naturaleza del hecho, sino la naturaleza de la ejecución: esto es, cómo se lleva adelante en base a la capacitación de todo el personal involucrado.

¿Lex – 100 debería fallar? Los que sabemos de seguridad de la información también sabemos que esta pregunta solo es importante a la luz de una certeza: Lex -100, como cualquier otro sistema, va a fallar. Y por lo tanto, si se considera importante que aquel proceso que soporta siga funcionando, se deben tomar las medidas para que cuando falle, siga operando, es decir que  ese sistema siga funcionando “en contingencia”. Para que si falla, se recupere. Para que si sucede un desastre, nos podamos sobreponer al menor costo posible porque se trata de una “Infraestructura Crítica”.

Para hacer esta evaluación en términos más técnicos, existe algo llamado Gestión de Riesgo. Eso es un procedimiento por el cual, entre otras cosas, se identifican los riesgos, se clasifican, se ponderan, y luego se elige la forma de lidiar con ellos. De “administrarlos”. Y todo ese proceso de gestión -que además es permanente e iterativo-, genera grandes cantidades de documentación producto del trabajo mencionado y que tal vez, en estas horas luego de que el “sistema estuvo caído”, alguien quiera ir a buscar. Información sobre: diseño, riesgos, evaluaciones permanentes, cumplimiento de estándares, políticas de uso y seguridad, acuerdos de nivel de servicio con proveedores y confidencialidad, planes de funcionamiento en contingencia, planes de recuperación ante desastres, y los registros de las pruebas que tienden a garantizar  la continuidad de las operaciones y la seguridad de los procesos, todo ellos potencialmente existentes en caso de una operatoria profesional y responsable.

En conclusión en “la falla” del Poder Judicial de la Nación, pareciera que hubo mayor dosis de imprudencia, negligencia o impericia, que de un desastre imponderable.

Y si  todo está bien, sería bueno saber por qué no hubo: ni continuidad de las operaciones, ni rápida recuperación ante un desastre, ni la inclusión y el tratamiento de la infraestructura informática del Poder Judicial de la Nación en el programa de protección y gestión de infraestructura crítica.

Por último recalcar que si bien hablamos puntualmente aquí del caso Lex-100, no se trata de una gestión o un gobierno, sino de la manera amplia en que se mira a los sistemas informáticos desde el Estado: que en la actualidad son soporte de procesos críticos, y por tanto implican una gestión y administración experta y responsable.

Pablo H. Gris Muniagurria

Crónica de una caída anunciada

Escribo estas líneas con suma tristeza, no con espíritu de crítica ni revancha,  escribo viendo el desperdicio de tiempo y esfuerzo, en un proyecto que en sus orígenes estaba lleno de luces y la impericia en la gestión o la desidia, o vaya saber que designios oscuros eclipsaron el progreso y la mejora de la informatización de la justicia.

Una actitud autista sobre la realidad tecnológica y la inconsciencia o ignorancia de lo que significa desarrollar y mantener un sistema crítico como puede ser el lex-100 derivaron en lo que hoy vivimos y sufrimos todos (como puede verse aquí).

Me da vergüenza ajena que alguien salga a decir que uno de los sistemas más críticos de la Argentina se cayó porque “fallo un equipo”. Esto demuestra una ignorancia supina de lo que significa la redundancia en un sistema de estas características.

No es falta de inversión, es falta de conocimiento o por lo menos falta de ganas.

La operatoria judicial debería tener por lo menos un DR Site, (Disaster Recovery), es decir una infraestructura paralela para que en caso que fallara algún componente o se produjera una catástrofe, se pudiera seguir operando.

Las noticias periodísticas no detallan el origen de la falla, y las mentes mas conspiradoras, hablan de una intencionalidad. 

No voy a ir tan lejos, lo que sí puedo decir es que la arquitectura del sistema es por los menos pobre.

Un sistema como lex-100 que da soporte a todos lo juzgados del país, claramente no debe ser un sistema monolítico, sino que debe ser un sistema distribuido, y en el caso de que sucediera un desastre, por lo menos, alguna parte del sistema judicial puede seguir funcionando.

La migración desde el papel al medio electrónico, fue tildada de por muchos operadores judiciales como “tirada de los pelos”. Creemos que como país, nos merecemos un trabajo serio tanto de adaptación del sistema penal al medio informático y la administración de la información, así como los proceso tecnológicos que los respaldan.

Estos procesos de adaptación deben manejar no solo el desarrollo de los proyectos en los casos fortuitos, sino también en las contingencias, entender el estado del arte o Status Quo de los usuarios, y una migración paulatina, capacitando e integrando a toda la comunicada judicial a la nueva realidad. Cosas muy forzadas como las comunicaciones electrónicas y la identificación por CUIL/CUIF/CUID (esta dos últimas siglas inventadas para salvar la faltas de diseño del lex-100), muestran decisiones de diseño pensada para terminar un proyecto, con los objetivos que el lector quiera asignarles, mas que en un trabajo profesional que busca una justicia célere y eficiente.

Espero esperanzado que las autoridades del Consejo de la Magistratura y La Corte, se apoyen en el conocimiento de los expertos con que cuenten entren sus filas, o en el caso de ausencia de estos conocimientos, basados en lo que nos puedan consultar a los profesionales de este campo, vean qué y cómo hacer para mejorar esta realidad. Que se consulte con otras organizaciones y luego se forme un consenso para la modernización de la justicia, teniendo en mente al operador judicial y al ciudadano, dejando de lado los egos y las conveniencias particulares. Que reine la humildad y el progreso en un nuevo proyecto serio y profesional.

Señores, tenemos sistemas mucho mas robustos para compartir fotos de nuestros hijos o publicaciones de vídeo graciosos, que para darle soporte a la operatoria judicial. Esto, yo por lo menos, lo considero triste.

Como comencé el post, esto fue una crónica de una caída anunciada porque los informáticos, hace años venimos marcando las deficiencia del sistema, no del software, sino del sistema completo. Esperemos que este evento haga entrar en conciencia a las altas autoridades y comencemos juntos a transitar el camino de la mejora.

Diógenes A. Moreira